Biografía

Soy Olga Esteban.

Mujer medicina. Alquimista.

Bailarina, coreógrafa, coach, profesora de danza, de yoga y de otras disciplinas corporales. Terapeuta psico-corporal y énergética.

Desarrollo desde hace años mi camino personal Transcendanse, a través de dos vertientes paralelas:

  • Una artística con la creación e interpretación de piezas que unifican Arte y Despertar.
  • Otra pedagógica y terapeútica, donde guío a la gente hacia la liberación y transcendencia de antiguas memorias del cuerpo, físico y sutil, favoreciendo la realización del Ser.

Comencé los estudios de Psicología en la Universidad Autónoma de Madrid para darme cuenta rápidamente de que esta perspectiva del estudio de la psique humana no me correspondía (solo años más tarde encontré las herramientas y prácticas que dieron respuestas a mis cuestionamientos más profundos y existenciales). En ese momento, me enfoqué en mi pasión infantil: las Artes escénicas.

Me he formado en danza contemporánea y artes escénicas, especializándome en el teatro del movimiento y la técnica Lecoq, en España. He participado en proyectos de danza/teatro/movimiento como actriz, bailarina y coach. Después de trabajar algunos años en el teatro y en el cine, me centré en nuevas vías de creación, utilizando el movimiento en proyectos interdisciplinares y en la investigación a través del teatro físico, la danza contemporánea, la improvisación, la acrobacia y la voz.

En 2002 descubrí el Ashtanga Vinyasa Yoga que practiqué durante años junto con la meditación, el Kundaini y el Acroyoga. En 2007, desarrollé mi propio estilo de Yoga Dinámico, impartiendo clases y talleres durante 10 años.

El interés por el cuerpo y el ser humano, junto con mi impulso personal de superación y transcendencia, me llevaron a seguir varias formaciones en terapias energéticas:

En 2009 comencé la formación de Reiki Usui tibetano, seguida de masaje metamórfico, reflexología y registros akáshicos (lecturas del libro del alma).

En 2011 obtuve la Maestría en Reiki Usui en Madrid, España.

Ese mismo año, curiosa y deseosa de nuevas experiencias, me trasladé a Bélgica donde descubrí otras formas de danza libre, así como mis primeros encuentros  con hombres y mujeres medicina nativos americanos con quienes realicé mi primera Búsqueda de Visión en 2015. Este trabajo refuerza profundamente la conexión con mi cuerpo, con la Tierra, los ciclos de la naturaleza y mi propia naturaleza cíclica.

La iniciación como «Moon Mother» afirmó mi naturaleza de Mujer y durante 5 años he guiado encuentros «Entre Mujeres» reconectando con lo Femenino Sagrado. También, el método de canalización Amaranta fortaleció mis capacidades intuitivas y kinestésicas en relación al mundo subtil e invisible.

Luego, problemas de salud me piden una gran pausa de regeneración, integración de mis experiencias y descanso.

En este tiempo, me inicio a la meditación transcendental y comienzo a acompañar a personas mayores y Alzheimers, a través de la presencia consciente y la danza, en residencias. La sabiduría innata en mi cuerpo se expande y la comparto libremente…

Todo esto despliega mi manera de bailar y aumenta mis capacidades kinestésicas que pongo al servicio de la danza.

Mi intuición, enraizada y profunda, se pone igualmente al servicio de los demás, transmitiendo un camino de consciencia y despertar para conectar con la Plenitud de quiénes somos, a través de la escucha del cuerpo y la confianza en su sabiduría.

Y luego está mi voz… potente, que siempre sentí «demasiado» potente y que, como una extensión de mi cuerpo, se ha ido refinando a lo largo de los años para dejar paso a esa potencia con delicateza.

Así, con esta fusión de profundidad y sutileza, el canto que emana de mi voz, también se pone al servicio de aquel que escucha en presencia llevándolo a la transcendencia.

Enregistrer

Cette note est également disponible en: Inglés, Francés